El Caballo

 


 SON SERES QUE POSEEN LA BELLEZA SIN LA VANIDAD, LA FUERZA SIN LA INSOLENCIA, EL VALOR SIN LA FEROCIDAD, Y TODAS LAS VIRTUDES DEL HOMBRE SIN SUS VICIOS, EL CABALLO LA MÁS NOBLE CONQUISTA DEL HOMBRE 

 

¿CUANTO SABEMOS DE NUESTRO CABALLO? 

  • De su origen y su salud
  • De su bienestar y comprensión
  • De su comportamiento y percepción

Nuestro pueblo, que según nos cuenta la historia, fue hecho y forjado a caballo, ya que fue Él quien aportó su valor, coraje, entrega, y confianza al hombre, para que este lograra sus “conquistas”, transportase, batallar, trabajar la tierra, y por que no también alimentarse; hoy ha olvidado en gran parte la importancia que tuvo y que tiene EL CABALLO en su vida.

Por todo esto es bueno recordar y aprender sobre nuestro caballo, ya que cuidar de él significa no solo atender su salud física, sino también ser consciente de su salud mental. 

Su Origen:

El caballo apareció hace 55 millones de años sobre nuestro planeta, y ha sufrido numerosos cambios evolutivos para llegar al caballo que conocemos y utilizamos en la actualidad.

Todos los caballos domésticos pertenecen a la misma especie animal: Equus Caballus, las distintas variedades derivan del antiguo caballo salvaje que viajaba por Asia Central, cuyo único sobreviviente actual es el caballo salvaje de Mongolia, del que quedan solamente algunos ejemplares en zoológicos. 

Su Salud:

El caballo es una de las especies animales más sensibles a las infecciones, y menos resistentes al dolor (su umbral de resistencia de tolerancia al dolor a nivel del SNC), lo que hace que un trauma o dolor agudo provoque su muerte.

Los puntos básicos para mantener nuestro caballo lo más saludable posible son:

-Una alimentación adecuada: lo logramos con un alimento de buena calidad con un porcentaje balanceado de proteínas, fibras, e hidratos de carbonos; por su naturaleza su aparato digestivo está adaptado a digerir y aprovechar al máximo los nutrientes de los pastos, a esto podemos agregar o no granos que no le hacen mal dados en la cantidad y calidad adecuadas (granos de avena, granos de maíz partido o aplastado).

-Desparasitaciones: regularmente lo aconsejable es aplicar antiparasitarios cada tres meses, con productos que vienen formulados específicamente para caballos, y en lo posible que no se repitan las drogas que estos productos traen en su formulación , para evitar el acostumbramiento de los parásitos a las mismas.

La importancia de mantener controlada la carga parasitaria en el caballo, se ve reflejada en barios aspectos: el estado corporal del mismo, el rendimiento en sus trabajos (en campo, deportes), evitar la muerte por cólicos parasitarios.

-Vacunaciones preventivas: se deben aplicar vacunas preventivas contra dos enfermedades importantes que además de provocar graves trastornos en el animal, son de aplicación obligatoria por Reglamentaciones del SENASA. 

Influenza equina: (gripe)

Es una enfermedad provocada por un virus, que provoca fiebre, desgano, baja en el rendimiento, infecciones secundarias por bacterias, que normalmente cuando no es bien tratada deja lesiones crónicas en el aparato respiratorio, afectando la calidad de vida futura del animal.

La vacunación obligatoria es una cada tres meses, sobre todo en animales que están seguidos en tránsito (deporte).

Se aconseja por lo menos aplicar una dosis en el inicio de la primavera y otra en el inicio del otoño.

 

Encefalomielitis equina: (locura del caballo):

Es una enfermedad provocada por un virus que afecta las membranas que recubren el sistema nervioso central, provocando variada sintomatología de tipo neurológica, que desenlaza con una muerte inevitable y además traumática.

Hay que mencionar como punto de mucha importancia que esta enfermedad es Zoonóticas: se transmite al hombre.

Se previene vacunando una vez al año en setiembre. 

Control de anemia infecciosa equina:

Es una enfermedad provocada por un virus que afecta el sistema inmunológico del caballo, lo que hace que quede predispuesto a contraer todo tipo de infecciones secundarias, se hace crónica, no se cura, y afecta el rendimiento y la calidad de vida del caballo.

En caso de ser positivo a esta enfermedad, el animal se debe sacrificar, por normativas de SENASA, ya que la enfermedad es incurable y de alto grado de contagio entre caballos, sobre todo por vectores como insectos picadores.

Estos controles son obligatorios, y deben repetirse cada dos meses, salvo que los caballos no salgan de su hábitat diario casos en que se deben realizar cada seis meses. 

La limpieza del caballo:

El hecho de cepillar, rasquetear y limpiar a diario el caballo, no solo pasa por la estética al “ojo” del hombre, sino también y esto es lo más importante, le hace “muy bien” al poder perceptivo del animal, mejorando su estado de ánimo, favoreciendo también la circulación periférica de la piel lo que se refleja en el pelaje del animal, actúa a modo de masajes que proporcionan relajamiento en el animal.

 

Méd.Vet. Marcelo Naldini
Dir. de Ganadería- General Alvear- Mza.-